Dieta Inmunológica

Esta época del año suele traer numerosas enfermedades y achaques invernales, como resfriados, tos, gripe y bajos niveles de energía. Una de las mejores maneras de mantenerte saludable y con energía este invierno es tomar medidas para fortalecer tu sistema inmunológico.

El sistema inmunológico es una compleja red de células, tejidos y órganos que trabajan juntos para mantenernos sanos y protegernos contra infecciones y enfermedades. Cuando nuestro sistema inmunológico está debilitado, somos más vulnerables a contraer cualquier virus que pueda estar circulando. Algunos de los signos de un sistema inmunológico debilitado son los resfriados, la tos y las infecciones frecuentes, que pueden tardar más de lo habitual en curarse, una cicatrización lenta de las heridas, la fatiga, las úlceras bucales y las alergias.

Los factores que pueden contribuir a un sistema inmunológico debilitado incluyen una dieta deficiente, el estrés, la falta de sueño o la falta de sueño de buena calidad, el ejercicio excesivo, el tabaco, la contaminación y algunos medicamentos. La dieta juega un papel vital; de hecho, son necesarios más de 20 nutrientes diferentes para que el sistema inmunológico funcione eficientemente.

5 Nutrientes Fundamentales para el Sistema Inmunológico

1. Selenio

El selenio es imprescindible para el funcionamiento del sistema inmunológico y desempeña muchas funciones diferentes en la inmunidad. Una función clave es permitir que un tipo de glóbulos blancos, llamados neutrófilos, nos defiendan contra las bacterias invasoras y otros patógenos El selenio también tiene propiedades antioxidantes, que reducen el estrés oxidativo y la inflamación en el cuerpo, siendo ambos síntomas perjudiciales para la función inmunitaria.

Los estudios han descubierto que unos mayores niveles de selenio en la sangre van asociados con una mayor respuesta inmunitaria. Por otra parte, se ha demostrado que la deficiencia de selenio provoca una respuesta inmunitaria más lenta y un mayor riesgo de enfermedades.

Las mejores fuentes de selenio son las nueces de Brasil, el marisco, el pescado, el pan integral, el pan de centeno, las semillas y el arroz integral.

2. Vitamina C

La vitamina C estimula el sistema inmunológico al mejorar la actividad de varias células inmunitarias y aumentar los niveles de una sustancia llamada interferón en el cuerpo. Los interferones son un grupo de proteínas producidas por los glóbulos blancos que participan en la defensa contra virus, bacterias y células tumorales. La vitamina C también es un antioxidante.

Los estudios han demostrado que tomar suplementos de vitamina C tiene un efecto moderado en la prevención de resfriados y reduce significativamente la duración de un resfriado. Curiosamente, en las personas que hacen un ejercicio físico intenso, los efectos preventivos son mucho mayores, lo que indica que el ejercicio puede aumentar nuestros requerimientos.

Las mejores fuentes de vitamina C son los pimientos, los cítricos, la col rizada, las espinacas, el brócoli, las fresas, los tomates, los guisantes, las grosellas negras, el kiwi, la guayaba y la papaya. La gama Beauty & Go proporciona el 20% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C en cada botella.

3. Probióticos y Prebióticos

El equilibrio de bacterias en nuestro intestino influye en muchos aspectos de la salud, entre ellos, nuestra inmunidad. De hecho, se cree que el 70% de nuestro sistema inmunológico está localizado en el intestino y un aumento en el número de bacterias beneficiosas fortalece las defensas de nuestro cuerpo.

Varios estudios de investigación han demostrado que los suplementos pre y probióticos protegen al cuerpo de los organismos nocivos que causan infecciones. También hay investigaciones que indican que las bacterias intestinales se comunican con el sistema inmunológico principal, ayudándolo a responder eficazmente.

El yogur natural activo y los alimentos fermentados como el chucrut, el kimchi y la kombucha contienen probióticos (las propias bacterias buenas). Las mejores fuentes de prebióticos (que alimentan a las bacterias buenas) son los puerros, la endibia, las alcachofas, los guisantes, las cebollas, la avena, las judías y las lentejas. Las fibras de la frutas de las bebidas Beauty & Go tienen un efecto prebiótico en el cuerpo, favoreciendo el crecimiento de bacterias buenas en el tracto digestivo.

4. Betacaroteno

El betacaroteno se procesa en el cuerpo como Vitamina A , que es otro nutriente esencial sin el cual el sistema inmunológico no puede funcionar. Es necesario para la producción de un tipo de glóbulos blancos llamados linfocitos T, que ayudan a orquestar las respuestas inmunitarias y matar a las células peligrosas.

Se sabe que la deficiencia de vitamina A da lugar a una disminución de la capacidad de combatir las enfermedades infecciosas. El betacaroteno también apoya y protege el sistema inmunológico a través de sus efectos antioxidantes.

Se ha demostrado en diferentes estudios que el betacaroteno y otros carotenoides aumentan tanto el número como la actividad de las células inmunitarias, un efecto que parece ser independiente de su papel como precursores de la vitamina A. Entre los efectos observados destacan el aumento del número de glóbulos blancos, el aumento de la actividad de las células aniquilantes naturales (células NK) y la mejora de las funciones inmunitarias que combaten los tumores.

Las mejores fuentes de betacaroteno son los boniatos, zanahorias, espinacas, col rizada, calabaza, pimientos, melón cantalupo, albaricoques, mango, Beauty & Go SKIN VITALITY y Beauty & Go SUMMER SKIN.

5. Zinc

Otro mineral esencial para la inmunidad. El zinc mantiene el sistema inmunológico fuerte, ayuda a la cicatrización de heridas y es importante para regular las respuestas inmunológicas y la inflamación, evitando que se desarrollen de forma descontrolada. El zinc también es necesario para la producción, maduración y función de los glóbulos blancos.

Se ha observado en varios estudios que los suplementos de zinc mejoran la función inmunitaria. De hecho, algunos médicos recomiendan suplementos de zinc a personas con infecciones recurrentes. Las pastillas de zinc se han utilizado durante mucho tiempo para reducir los síntomas y la duración de los resfriados.

Las mejores fuentes son el marisco, las espinacas, las nueces, las semillas, el cacao y el chocolate negro, la carne magra, las judías, las setas y las bebidas Beauty & Go SKIN DETOX y SKIN BRILLIANCE.

Superalimentos Inmunológicos

  • Nueces de Brasil – contienen aproximadamente 2.500 veces más selenio que otras nueces.
  • Ajo – tiene propiedades antivirales, antibacterianas y antisépticas, es un antibiótico natural.
  • Fresas – contienen uno de los más altos contenidos de vitamina C existentes en las frutas.
  • Avena – contiene un tipo de fibra especial soluble llamada beta-glucano, que protege contra infecciones bacterianas y virales. También es una fuente de selenio.
  • Setas – ricas en selenio, beta-glucanos y vitamina D, que son necesarios para un sistema inmunológico saludable.
  • Brócoli – contiene sulforofán, un compuesto que combate las toxinas y los glucosinolatos, que protegen tu estómago de las bacterias indeseadas.