hinchazon-soluciones-globos
Si la semana pasada hablamos de las causas principales de la inflamación de estómago, hoy os quiero dar algunas soluciones. Deberás aplicar una u otra medida en función del origen de tus molestias, pero si no estás seguro de cuál es, tendrás que ir probando hasta que encuentres lo que te funciona mejor.


1.    Vives bajo un estrés constante

Ya os expliqué que el estrés ralentiza el sistema digestivo. Si sospechas que este puede ser el causante de tu inflamación, prueba lo siguiente:

  •  Come en un ambiente relajado siempre que te sea posible.
  • Evita comer mientras te mueves o delante del ordenador.
  • No comas leyendo o mirando la tele; al contrario, centra toda tu atención en lo que tienes en el plato.
  • Haz más deporte: el ejercicio reduce el estrés y mejora la digestión.
  • Lee aquí nuestro post sobre cómo reducir el estrés.

 


beauty-and-go-tentempie-chica-joven-con-hambrefit-ejercicio



water-fibre


2.   Sufres de digestiones lentas

Si te sientes muy pesado y notas que tus intestinos no se mueven como debieran, aquí tienes algunas ideas:

  • Bebe 2 litros de agua al día, es clave para activar tu sistema digestivo.
  • Aumenta el consumo de fibra; 7 piezas de fruta o verdura al día, más cereales integrales, frutos secos y semillas.
  • Incluye fibra soluble en tu dieta: avena, cebada, centeno, manzanas, peras, semillas de chía, semillas de lino…
  • Evita los carbohidratos refinados como el pan blanco, el arroz blanco, etc.
  • Haz más ejercicio, el movimiento es esencial para ayudar a contraer los músculos del intestino.


3. Produces poco ácido estomacal

Si tu organismo no fabrica suficiente ácido estomacal, es posible que te cueste digerir las proteínas y, por consiguiente, sufras inflamación de estómago. Si crees que este es el motivo de tu malestar, toma nota:

  • Organízate para darte unos 5-10 minutos de relax antes de cada comida; observa y huele tus platos, así enviarás señales al cerebro para que empiece a producir ácido y tu estómago estará preparado para la comida que va ingerir.
  • Mastica bien los alimentos (el objetivo es hacerlo 30 veces por bocado).
  • Bebe agua caliente con limón y jengibre por la mañana para estimular tu sistema digestivo.
  • Toma un vaso de agua con una cucharada de vinagre de sidra de manzana antes de las comidas.

 


esperando para comercomiendo



vegetales


4. No fabricas suficientes enzimas digestivas

Cuando tu organismo no produce bastantes enzimas digestivas, no digieres bien los alimentos y aparece la inflamación. Incorpora estos cambios en tu dieta:

  • Como en el caso anterior, come en un ambiente relajado.
  • Incluye en tu alimentación piña, papaya, hinojo, jengibre y pimienta cayena.
  • Evita los alimentos crudos, que son más difíciles de digerir. Opta por verduras cocinadas, sopas y guisos en lugar de ensaladas, así le darás un respiro a tu sistema digestivo para que reponga sus niveles de enzimas.

 



5. Te han diagnosticado una intolerancia alimentaria

Puedes intentar identificar el problema por tu cuenta, pero lo más adecuado es que consultes con un nutricionista.

  • Durante algunas semanas, anota en un diario todo lo que comas, así podrás relacionar algunos alimentos con tus síntomas.
  • Evita los alimentos “sospechosos” durante 3-4 semanas para ver si los síntomas mejoran.
  • Consultas con un dietista para que te asesore bien.

 


inolerancias alimenticias



alcachoda-cebolla


6. Necesitas equilibrar tu flora intestinal

Si consideras que esta es la causa de tus molestias, tendrás que poner atención en alimentar a las bacterias “buenas”:

  • Toma a diario yogur vivo natural, ya que contiene probióticos (bacterias buenas). Mejor si son de soja o coco para evitar los lácteos.
  • Incluye alimentos fermentados en tu dieta, como el chucrut.
  • Los alimentos prebióticos también alimentan las bacterias buenas: alcachofa, espárragos, cebolla, ajo y achicoria.
  • Reduce el consumo de azúcar, ya que este promueve las bacterias malas.
  • Lee aquí nuestro post acerca de cómo cuidar tu flora intestinal

 


7.    Debes compensar un día (o más) de excesos

Aquí tienes una dieta detox para los días después de una comilona:


Justo al levantarte: agua caliente con limón y jengibre rallado, para estimular la digestión.
Desayuno: prepárate un smoothie desintoxicante: ½ aguacate, ¼ de pepino ¼, un buen puñado de espinacas, un puñado de arándanos y una rodaja grande de papaya. Tiene muchos antioxidantes, es depurativo y nutritivo, y favorece la digestión.
A media mañana: cómete una manzana; la fibra soluble ayuda a limpiar tu sistema digestivo y te sacia.
Comida: opta por una sopa de verduras, así le darás un respiro a tu sistema digestivo de tanta comida sólida lo que le ayudará a recuperarse.


Después de la comida: da un paseo a paso ligero (20-30 minutos); facilita la digestión y tu proceso de desintoxicación.
Media tarde: bebe un Beauty & Go Detox para eliminar toxinas y depurar el organismo y el sistema digestivo.
Cena: salmón, 2 o 3 cucharadas de arroz integral cocido, brócoli con cilantro, y zumo de limón y jengibre.
Después de la cena: da otro paseo a paso ligero.
A la hora de dormir: tómate un té de menta.
A lo largo del día: bebe 2 litros de agua.


ten-siempre-en-tu-despensa

  • Papaya: contiene la enzima papaína, que ayuda a digerir las proteínas en el sistema digestivo. También tiene un suave efecto laxante.
  • Piña: como la papaya, contiene enzimas que mejoran la digestión.
  • Yogur vivo: contiene bacterias probióticas positivas. Si tienes problemas con los lácteos, prueba con los de soja o coco.
  • Espárragos: son un diurético natural, lo que significa que ayudan a reducir la retención de líquidos. También son prebióticos, por lo que alimentan las bacterias buenas.
  • Jengibre: calma el sistema digestivo y relaja los músculos del tracto digestivo, por lo que puede aliviar la hinchazón.
  • Pepino: se usan mucho para deshinchar los ojos, ¡y pueden hacer lo mismo con tu estómago! Son ricos en quercetina, un flavonoide antioxidante que ayuda a reducir la hinchazón.
  • Agua: es esencial para la movilidad intestinal. Y por extraño que te suene, ¡también reduce la retención de líquidos!
  • Arroz integral: de todos los granos es el más fácil de digerir, y no irrita los intestinos.
  • Té de menta: relaja los músculos del intestino y ayuda a eliminar los gases.

 


Beauty & Go Detox: contiene pepino para reducir la hinchazón;  alcachofa y diente de león para facilitar la digestión; y alga espirulina para eliminar toxinas: una combinación que depura y reduce la inflamación. Incluye de 1 a 3 botellas en tu dieta diaria para obtener unos resultados óptimos.
detox-beauty-and-go-tetera


 
 

evitalo-a-toda-costa

  • Comer demasiado rápido: reduce la eficiencia de tu digestión —que se inicia en la boca con las enzimas de la saliva y la masticación de los alimentos.
  • Bebidas gaseosas: como puedes imaginar, ¡las burbujas hinchan!
  • Edulcorantes artificiales: como no pueden ser absorbidos, pasan al colon donde causan inflamación.
  • Sal: al provocar retención de líquidos, te hace sentir más hinchado.
  • Fruta de postre: comer fruta al final de una comida puede causar hinchazón, así que es mejor que la tomes sola, de aperitivo, a media mañana o a media tarde.
  • Bebidas probióticas y yogures de sabores: llevan muchísimo azúcar e incluso aromas artificiales, así que limítate al yogur vivo natural, preferiblemente orgánico.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *